Nepal

Entramos a Nepal el 1 de Septiembre por el paso fronterizo mas al Oeste (Mahindranagar). Los puestos de inmigración indio y nepalí son de lo mas sencillos y ràpidos, aquí todo se hace a papel y boli, todo lo que se haga por internet no vale.

“Immigration check post” de la parte india.

El nepalí esta a unos 3km y es del estilo.  Se puede pagar el visado en rupias nepalís, indias o dólares, que tardan 2 minutos en hacerlo in situ.

Nada mas pasar las fronteras nos damos cuenta de un par de cosas muy rápidamente, la primera y mas notable es que se respira tranquilidad, y la segunda es que el inglés casi desaparece, casi nadie lo habla o entiende. Lo de la tranquilidad, luego nos enteramos que hay una huelga de transporte y durante las próximas 3 semanas (casi hasta Pokhara) no vamos a tener nada de tráfico en la carretera, ni humos, ni pitidos, ¡¡NADA!! Vamos siempre casi solos, solamente acompañados por locales en sus bicis también, una gozada.

Los campos de arroz.

¡Cuidado! Animales raros que se te cruzan por la carretera.

Paramos en el parque natural de Bardia un par de días. Un sitio muy tranquilo y acogedor, sobre todo ahora, después del terremoto de hace unos meses que ha hecho que no haya casi ningún turista en Nepal, todo está vacío y hace que disfrutemos de todo mucho mas.

La carretera (la única) hasta Butwal es igual de monótona que de bonita, siempre rodeados por selva y campos de arroz.

Hay que decir que todo este tramo está situado a unos 200m de altitud y en septiembre el monzón todavía esta presente, así que todos los días tenemos unos 40-42 grados de temperatura y toda la humedad del mundo, cuando se va la electricidad y se paran los ventiladores en 10 segundos te quedas así.

En Butwal tuvimos que parar unos días porque yo no me encontraba del todo bien, pero nada de que preocuparse. Desde aquí hasta Pokhara la carretera va siempre para arriba, por un precioso valle que seguimos disfrutando por la ausencia de camiones/autobuses en carretera, y como casi ningún nepalí tiene coche, pues…

Llegamos a Pokhara, donde nos encontramos otra vez con Naveen y su familia que han venido a pasar unos días con nosotros (sin palabras).

A Pia no le da miedo el agua ni las tormentas.

Pokhara, salvo la zona cerca del lago y las vistas de la cordillera de los Annapurna detrás (impresionante cuando hace un día claro) no tiene nada especial, es bastante económica si se busca un poco (nosotros pagábamos 500 rupias – 4.5 euros por una habitación con terraza de 70m y cocina completa).

El pico del Machapuchare.

Lakeside. Pokhara.

Un día dando una vuelta, vemos una guía que ponía “Biking around Annapurna”

y decimos ¿y por qué no? Ala, ya nos hemos calentado otra vez, con lo que nos gustan las pistas, caminos. Así que 3 días después ya estábamos saliendo hacia Besisahar, desde donde empieza el trekking de los Annapurna. Miramos un poco en internet y leímos que hay que empujar la bici bastante así que hay que llevar lo mínimo, y eso hicimos, estas son las bicis con todo lo necesario para pasar 2 semanas.

La de Veronika.
La mía.

En el trekking hay todo tipo de servicios, guesthouses con mantas, comida, etc… así que no se necesita llevar nada de acampada, de comida, ni extras. Eso si, según se va subiendo, la comida se va encareciendo, aunque dormir es muy barato, anda por unas 100 rupias por persona (ni un euro).

Desde Besisahar, los primeros 30km, mas o menos, los hicimos por la ruta de trekking (derecha del río) no por la de los 4×4 (que luego comprobaremos que es una locura de pista en la que hay que empujar y mucho), así que os podéis imaginar, dura como ella sola, eso si, disfrutamos y mucho.

Veronika, Sita y Suzana en Pokhara antes de salir.

Caloooor.

Aunque en la foto no se aprecia, impresiona y mucho ver los picos al fondo de casi 8.000m desde los 800m

Si, este es el camino, hay que subir….

Después pasamos a la izquierda a la altura de Syange, así que el resto de fotos es de ese lado.

Han echo la carretera “buena”.

Nosotros llegamos hasta Barka, que está a un kilometro de Manang, justo antes de subir el paso. Allí hicimos un pequeño trekking (lo que puedo yo) para ver la cordillera de los Annapurna, aquí se ven el 4, 2 y el 3. Subimos desde 3.5000m hasta los 4.500m y los teníamos en frente, un día precioso.

El yak.

El Annapurna 4.

No seguimos hacia el otro lado por dos razones, la primera es que no teníamos uno de los permisos necesarios (el TIMS) solo llevábamos el ACAP, que cuesta 2.000 rupias, y nos decían que el TIMS lo piden al otro lado y si no lo tienes hay que pagar el doble, y no es barato. Y segundo que para subir el paso (de 5.500m) hay que empujar la bici durante 6km (que suena a poco) en los que se suben 1.000m de desnivel por un sendero estrecho, así que volvimos a bajar por donde subimos y la gozamos como enanos.

Antes de Besishahar una limpieza de las bicis..

Si alguien me pregunta si lo volvería a hacer, respondería que sin ninguna duda, aunque es de lo mas duro que hemos hecho, pero sólo había que mirarnos a las caras de felicidad cuando terminamos.

Volvimos a Pokhara y tras descansar unos días, nos despedimos de Susana (con la que pasamos mucho tiempo allí) y fuimos hasta Kathmandú.

Todo el mundo nos decía que la capital está muy contaminada por el tráfico, que se respira muy mal, etc… pero he comentado antes, debido a la falta de carburantes, es increíble, pero casi no hay coches y como llevan tiempo así, pues la verdad es que no se está tan mal.

Haciendo un poco de mantenimiento en nuestro hotel de Kathmandu.

Incineraciones en el Ganges

Por cierto, en Kathmandu coincidimos otra vez con Lander, que estaba con un amigo suyo que había venido a visitarle (Mañu) y han estado unas semanas andando por sitios muy altos.

En un principio íbamos a ir por India y luego cruzar Miammar hasta Tailandia, pero lo hemos descartado en favor de volar directamente a Bangkok por dos razones. La primera es que tras 5 meses en India, hemos decidido que tenemos bastantes pitidos y suciedad para los siguientes 15 años por lo menos (necesitaríamos pasar otro mes en ese país) y la segunda es que el visado de Miammar es de 28 días para cruzar unos 2.000km y no queremos tener que ir rápido. Aparte de que los visados de ambos países mas el permiso para pasar la frontera India-Miammar (es decir el papeleo) sale mas caro que el avión a Bangkok, así que tomamos la opción B.

Así que el 30 de Octubre nos montamos en el único avión de Nepal Airlines que hace vuelos internacionales (sin coña, de lo mejorcito que he visto, en cuanto a servicios) y ponemos rumbo a Tailandia.

Nuestras bicis listas para volar.

De Nepal nos queda un sabor agridulce, por un lado la naturaleza y la gente rural son impresionantes y por otro donde se aglomera la gente (ciudades), como son como los indios, las convierten en vertederos, la población está creciendo y no van a dejar un metro cuadrado limpio en ese país y además con un gobierno totalmente corrupto que carga a los turistas por hacer cualquier cosa, miles de permisos que no valen para nada (y que algunos tienen unos precios que realmente no creeríais), los visados más caros del viaje, etc.. Hacen de Nepal el país mas caro de nuestro viaje hasta ahora, parece increíble.

El video, estamos en ello y vendrá muy pronto, saludos y hasta la próxima!!!

P.D.: No olvidéis seguirnos en Facebook.

Anuncios

6 comentarios sobre “Nepal

  1. […] En Srinagar encontramos una guesthouse bonita y nos quedamos por un tiempo (esperando que llegen unos paquetes a Jammu), nos despedimos de Lander, que va a encontrarse con su hermana y unos amigos, aunque sabemos que nos veremos en Nepal. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s