Rusia, el valle de Altai y lago Baikal

Es 7 de marzo cuando cruzamos la frontera entre Mongolia y Rusia (Altai), y esta vez va a ser mucho mas lento que la última vez que lo hicimos. Lo primero cuando se llega a la valla, hay que ir con el pasaporte a la garita, comprueban que tengo visado y me dan el papel de inmigración de entrada/salida para rellenarlo, Veronika tiene pasaporte ruso, así que ella no necesita.

Pero se iba a complicar la cosa. Llegamos al paso fronterizo de Tashanta sobre las 11 de la mañana, pasamos la valla sobre las 12:30 (ya que había mas vehículos delante nuestro), y todo iba bien. Sacamos todas las bolsas de la furgoneta, sólo nos hicieron abrir una, vamos a hacer el control de pasaportes y se empieza a liar.

Primero el Policía de la garita se tira como 10 minutos con el de Veronika, cerrando la ventanilla y llamando por teléfono a no se donde. Cuando termina, se lo devuelve con el sello puesto (esa es otra, si es ruso ¿por qué le ponen sello?) y ella se va donde la furgoneta a esperarme. Coge el mío y mas de lo mismo pero en vez de dármelo, se lo lleva para dentro del edificio y me dice que espere donde la furgoneta. Voy para allí y en 5 minutos vienen algunos policías y le dicen a Veronika que les acompañe, uno me dice a mí que le van a hacer unas preguntas y en un rato vuelve. Un rato fue casi 2 horas, cuando el policía de antes viene donde mi y me dice que le acompañe a él, cuando entramos al edificio y empezamos a subir unas escaleras, veo a Veronika que salía hacia afuera. Subimos a un cuarto donde me hacen preguntas del viaje y personales de Veronika y laborales, ya que nosotros ponemos que vamos de turismo y tengo visado de negocios (eso era una excusa). Yo sólo estuve unos 30 minutos, ya que por un lado Veronika ya les había contado todo y yo les dije que el conductor nuestro estaba preocupado ya que eran las 15:30 y nos tenía que llevar hasta Kosh-Agach (a 70km) y volver antes de las 17:00 que cierran la frontera (y al día siguiente era festivo y la frontera estaba cerrada). Todo esto pasó en un tono y trato muy amable siempre, uno de los policías hablaba inglés y estuvimos haciendo unas bromas, pero todo se resume a que según la política antiterrorista de Rusia, nosotros tenemos sellos de entrada en Turquía e Irán (que ambos están en su lista de “peligrosos”) y tiene que preguntar que es lo que hemos estado haciendo por esos países, con quien, etc… A Veronika le preguntaron muchas mas cosas ya que es un caso un poco raro, je je je. Pero bueno, con un apretón de manos, nos dieron la bienvenida a Rusia y por fin entramos.

No tardamos nada en llegar a Kosh-Agach, el conductor muy majo nos dejó en el centro, justo al lado de donde hay unos hoteles y nos despedimos.

Lo primero que vemos es que dormir en Rusia es bastante mas caro que en Mongolia y que las cantidades de comida son bastante mas pequeñas. Por cierto, hay que registrar el visado en los los primeros 7 días de estancia en el país, si no se hace se pueden tener problemas. Hace 6 años cuando estuvimos aquí, no había casi sitios donde quisieran registrar el visado a un extranjero, y si lo hacían te cobraban bastante. Ahora  en cualquier hotel te lo registran y gratis, ya que es obligación suya, es mas lo registran en todos los hoteles en los que se duerme (y te dan el justificante de registro), no se que voy a hacer con tanto papel.

Lo segundo que hicimos es ir a comprar una tarjeta de datos, MTS funciona muy bien ya que por 400 rublos da internet ilimitado (de velocidad y cantidad) por 30 días y sin roaming (es que en Rusia hay roaming entre las distintas regiones, así como suena).

Y lo tercero es que nosotros pensamos que ya estábamos en primavera (como los últimos días en Mongolia) y ha sido pasar a Rusia y volver el invierno de repente, en un rato lo explico.

Salimos en dirección Barnaul prontito por la mañana, ya que no hay apenas ningún sitio antes de unos 100km para dormir y como también estamos fuera de temporada, el 90% de los lugares para comer o dormir están cerrados.

Por cierto, está este link que muestra todos los servicios que hay en esta carretera, desde Novosibirsk hasta la frontera con Mongolia (traducidlo con google translator).

Llevábamos 2 horas dando pedales y todavía la temperatura no había subido de -20 grados!!! Eso si, las vistas del valle de Altai son impresionantes.

Todavía no entiendo porqué hay unos servicios en mitad de una campa.

Paramos en un pueblo a 113km llamado Aktash, era el único sitio abierto para dormir calentito. Y al día siguiente, mas de lo mismo, una pasada de bonito.

Paramos en una cafetería de un pueblo que supuestamente tenía sitio para dormir, pero por estar fuera de temporada no funciona la parte de hotel, pero las camareras super majas llamaron a la jefa y le preguntaron si podíamos quedarnos en la casa de “los uzbecos”, y así pasó. Una casita de madera con fuego bajo y leña, perfecto otra vez para dormir calentitos.

Al día siguiente nos tocaba un puerto de montaña hasta llegar a la ciudad de Onguday.

Las fotos no hacen justicia a lo bonito que es todo esto.

Aquí íbamos a tomarnos un día de relax, pero al final han sido 3 ya que la rodilla de Veronika no está bien del todo, creo que vamos a tener que aplicar un tratamiento mas efectivo (estamos en ello, en el siguiente capítulo ya contaremos en que va a consistir).

Cuando salimos, sabemos que queríamos llegar a Mayma (cerca de Gorno-Altaisk) en un tres días ya que hay un punto para dormir después del puerto, y luego es zona turística con muchos hoteles, así que el primer día llegamos al puerto y dormimos. El segundo día salimos temprano con un desayuno de campeones…

…y cuando llegamos a la zona donde pensábamos dormir, vemos que todos los sitios están cerrados y los 2-3 abiertos son muy caros. Así que sin querer ese día nos hicimos 148km hasta Mayma, 8 horas dando pedales y una media de mas de 18km/h en unas bicis de rueda muy gorda. Llegamos casi cuando se ponía el sol. Tal fué la paliza que tuvimos que descansar un día allí. Eso si, a partir de aquí la rodilla de Veronika no volvió a dar ningún problema, je je je…

Desde aquí, ya dejamos el valle de Altay.

La carretera se vuelve mala, mala, los arcenes son de tierra, tiene mucho tráfico y van como locos.

Paramos a sacar una foto y un hombre que vendía miel nos regaló un tarro, muy buena por cierto.

A partir de aquí no hay mucho que contar. Los bordes de la carretera llenos de nieve que se están descongelando llenan todo de barro y hace que terminemos marrones todos los días. Las carreteras son monótonas, el tráfico denso y el mismo paisaje siempre. Así fueron nuestros días hasta Tomsk, pasando por Novosibirsk.

Por cierto, no es dificil encontrar en culquier carretera puestos donde vendan shaslik, la segunda mejor cosa que se puede encontar en Rusia.

Muchas veces veíamos a gente pescando en los ríos helados.

Y llegamos a Tomsk, donde la prima de Veronika y su marido, Оксана y Юрий. Es la segunda vez que los veo y son estupendos. No nos faltó de nada y pasamos una semana estupenda con ellos.

Aquí hemos hecho un parón de 3 semanas y el día 6 de Abril volamos a Lituania para visitar a los paders de Veronika sin que supieran nada, menudo susto les dimos. El 26 de Abril volvimos a Tomsk y quedamos con un amigo que hicimos y pasamos un tiempo en nuestro viaje en moto 6 años antes, Alexey.

6 años antes…..

Da gusto encontarse con los amigos moteros.

Desde Tomsk nuestra idea es ir a visitar al hermano de Veronika que vive en Ulan Ude, que está a 2.500km (un poco lejos), así que decidimos ir en tren. Hacerlo con las bicis es mucho mas complicado de lo que creíamos. Era imposible mandarlas en tren, así que después de darle vueltas decidimos mandarlas por mensajería, elegimos a la empresa Ratek, mandar las dos bicis nos costó 80 euros y tardarían unos 9-11 días en llegar porque en medio estaba el 1 de Mayo y el 9 de Mayo (fiesta nacional en Russia por conmemoración de la victoria en la 2 guerra mundial). Así que nosotros con el equipaje, fuímos tirando en el transiberiano. Duro viaje teniendo que llevar todo encima.

Una vez en Ulan-Ude, con su hemano, el sobrino, primos, tios etc… fué una locura de comidas y bebida. Eso si, pasamos a visitar a todos por aquella zona, los rusos son otro mundo (que a mi me encanta).

Y estando en esa zona, no podía faltar un shaslik a orillas de lago Baikal, todos juntos.

Unos 12 días magníficos que pasamos allí. Pero era tiempo de seguir y llegaron las bicis.

Una vez montadas, al día siguiente nos despedimos de la familia del hermano de Veronika y pusimos rumbo a Irkutsk (si, cambio de planes) rodeando el lago Baikal. Lo bueno es que el hermano de Veronika iba a ir a Irkustk en 5 días y decidimos que nos llevara casi todo el equipaje cuando fuera en coche, así que nosotros llevamos lo básico.

De paso, nos pillaba la casa de sus primos.

Paramos a orillas de lago en un hostel con cabañas para pasar la noche.

Desde Kultuk, a orillas del lago hasta Irkutsk es todo montaña y al principio hay unas bonitas vistas del lago.

En Irkust nos alojamos en un hostel que el dueño, Геннадий, es miembro de warmshowers y para los ciclistas es gratis, muy majo. Fuimos con él y su mujer a tomar algo una tarde.

Y como dije, hicimos un cambio de plan. En principio íbamos a ir a Korea del sur, pero sentíamos que nos perdíamos algo del sudeste asiático, así que volvemos apara allí a visitar Indonesia, Filipinas y que se yo que más, aunque antes de hacerlo hemos decidido coger un avión a Camboya el 20 de Mayo (otra vez) y estar allí otros 7 meses. Habrá que esperar un poco para saber mas de nosotros, un saludo.

P.D. En breve voy a escribir un post de revisión de material del equipamiento de invierno que hemos utilizado y un cuadro de mucha información útil para cruzar Mongolia en bici, sobre todo para los que quieran hacerlo en invierno (aunque valdrá para todos).

Anuncios

5 comentarios sobre “Rusia, el valle de Altai y lago Baikal

  1. Buena entrada y buenas fotos, como siempre. Una pregunta: dices “Por cierto, no es dificil encontrar en culquier carretera puestos donde vendan shaslik, la segunda mejor cosa que se puede encontar en Rusia”. ¿Cuál sería la primera? ¿La gente? ¿O estás pensando en comida/bebida?
    Abrazo desde Stung Treng (mañana cruzaremos a Laos)

  2. ¿No sabes para qué hay una letrina en medio del campo? Hombre… en ese campo… ¡pues para que no se te quede el culo helao!! ajajajajjja!!!!

    Es fantástico ver que os volveis a reunir con antiguos conocidos, con la familia, y con gente buena que os acoge sin saber ni quienes sois.

    Un beso malagueño y a la espera quedamos para volver a saber de vosotros.

    Se os quiere a Verónika y a ti, que lo sepas!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s