Japon, viaje a otro planeta

Llegamos a Tokio el 3 de Marzo de 2018, concretamente al aeropuerto de Narita que esta a unos 75km del centro y la primera en la frente, teníamos un paquete de jamón (del bueno) guardado y nos dicen que no podemos meterlo al país, y eso que esta envasado al vacío con su etiqueta de jabugo y todo. Así que antes de que se lo comieran ellos, nos lo comimos nosotros allí mismo.

Después del papeleo, decidimos coger el tren skyliner hasta el centro de Tokio. Es rápido y con el billete tenemos 3 días de uso de tren en la ciudad incluido. En buen momento lo elegimos, para cogerlo hay que bajar 2 pisos. Por las escaleras mecánicas no podemos bajar con los carros y las bicis y por los ascensores tampoco!!! Reglas de los japoneses.

Así que nos tocó quitar todo de los carros, bajarlo en dos tandas y llevarlo todo en otros 4 viajes hasta el andén, suerte que aquí nadie toca nada de nadie y mientras llevábamos cada bolsa entre los dos, dejábamos el resto de equipaje solo. Todo un curro, meterlo todo al tren, así como sacarlo en la estación de Ueno fue fácil, aunque para subirlo desde el andén en Ueno hasta la calle nos tocó hacer lo mismo que en el aeropuerto. Las bicis las desembalamos y montamos en la misma estación, antes de salir a la calle.

En Tokio pasamos una semana con unos amigos de nuestro amigo Lander, Mike y Rieko, muy buena gente y hemos pasado un tiempo estupendo con ellos, gracias a los dos.

Tokio es directamente otro planeta, y mas viniendo desde el sudeste asiático. Lo primero que notamos es que hay normas para todo y son inquebrantables aunque sean estúpidas, todo el mundo sigue las flechas pintadas en el suelo, nadie cruza un semáforo en rojo, no te miran a los ojos, los bares y restaurantes no tienen terrazas, estando en una estación de metro del centro en hora punta y abarrotada solo se me oía hablar a mi ya que nadie abre la boca, en fin…. Una gente un poco aburrida.

Otra cosa que nos ha chocado es que pensábamos que esto era el país de la tecnología, pero en la calle muchísima gente tiene teléfonos que no son smartphones e internet es la mas lenta de cualquier país desarrollado que hemos estado.

Por el contrario, hay wifi gratis en todos lados como los 7-eleven, Lawson, etc… (hay uno en cada esquina) lo mas cómodo para conectarse a cualquier red wifi gratuita lo encontramos a través de la aplicación Japan connected free wifi ya que te registras en ella y no hay que iniciar sesión cada vez que se usa una red gratuita.

Otra cosa que no entendíamos muy bien era que está prohibido fumar mientras se anda por la calle, pero si se puede en las areas de fumadores habilitadas para ello (en la calle) y dentro de los bares y restaurantes donde te puedes sentar, hasta que vimos esta señal y lo comprendimos.

Es porque si andas con un cigarro en la mano, puedes quemar a alguien “por la seguridad de los demás”, a que me suena.

Una vez pasado el shock de Tokio, pusimos rumbo al sur, nuestro plan es ir hasta Fukuoka para coger el ferry a Corea del Sur. Nuestra primera etapa pasa por ir a Hakone, desde donde nos han dicho que si tenemos surte y no hay nubes, se puede ver el monte Fuji, así que para allí vamos.

Para salir de Tokio y como norma general confiamos bastante en la aplicación Maps.me y ha sido todo un acierto. Aún siendo la costa este la más poblada, no hemos pisado casi carreteras. Nos ha llevado por calles casi sin tráfico y una infinidad de carriles bici (no sabíamos que hubiera tantos).

La primera noche decidimos acampar en Kamakura.

La costa después de Kamakura hacia el sur está llena de surferos.

Una cosa buena que tiene Japón para viajar en bici es que se puede acampar en cualquier sitio (literalmente). Nosotros en las zonas urbanas simplemente nos dirigíamos a algún parque (en todos hay servicios) y poníamos la tienda antes de anochecer. Los servicios en cualquier lugar del país están impecables de limpios y de funcionamiento, nunca nadie nos ha mirado con cara extraña o nos han dicho nada.

Aparte de los parques, hay una red de campings gratuitos enorme, en muchos de ellos hay techos para cubrirse de la lluvia. Hay un mapa con waypoints con muchos de estos puntos, se puede ver aquí. Y buscando en google maps las palabras campground o campsite, también aparecen muchos.

Subimos a Hakone por una carretera pequeña y apenas sin tráfico.

Después de Hakone, pusimos rumbo a Toyohashi, pasando por la ciudad de Fuji.

Desde Fuji, más carriles bici (incluso en los túneles), plantaciones de té, pueblecitos y… creo que no he mencionado que es temporada del florecimiento de “Sakura” (o cerezo japonés).

Llegamos a Toyohashi, donde nos esperaba Aaron, otro riojano que lleva 10 años viviendo aquí, y nos ha contado mas de una curiosidad. Hemos pasado con el un par de días estupendos, hemos comido ternera japonesa y pimientos de Lodosa, no digo más, que cocinero está hecho.

De aquí, vamos hasta Kioto subiendo antes hasta el lago Biwa.

Como curiosidad, contar que atravesamos Nagoya, una de las grandes ciudades de Japón sobre las 10 de la mañana y una de sus calles principales de 10 carriles se puede ver la densidad de trafico en un día laboral, está desierta. Y esto lo hemos visto en casi todos los sitios ¿dónde se meten los japoneses?

Acampando en el lago Biwa.

Justo antes de Kioto (en Otsu), nos alojó Michiru (mienbro de warmshowers) en casa de su estupenda familia.

Para salir de Kioto hacia el sur, lo mejor es hacerlo por el río, hay un estupendo carril bici por muchos kilómetros.

Desde Kioto bajamos a la costa y seguimos hasta Onomichi, es la única opción para poder entrar a la isla de Shikoku andando en bici. Increíble el paisaje y bonita costa donde acampar.

Otra cosa que conviene es mirar los alojamientos en Airbnb, se puede encontrar mucho mejores precios que en los hostales cuando se necesita o hace muy mal tiempo, nosotros hemos pagado entre 26 y 39 euros (ningún hostal bajaba de 70). Aparte de que los japoneses son extremadamente amables y es una experiencia estar en sus casas estilo japonés con esos desayunos que preparan, como por ejemplo….

Otra curiosidad japonesa de las suyas. Hasta llegar a Shikoku nos fue extremadamente complicado comprar gasolina para el hornillo ya que en todas las gasolineras nos decían que no se puede echar gasolina en esas botellas, que sólo en las de metal para echar a los coches. Voy a intentar explicarme, la única diferencia entre los dos recipientes son el tamaño y forma, los dos son de aluminio y los dos para gasolina, pongo la foto.

Lo que me costó hacerle entender eso, pero aún así, después de que le diera un cortocircuito le dije, pues echa gasolina a tu recipiente y yo luego lo paso del tuyo al mío, había que ver la cara de “ahora no se que decir” que puso. Pero después de un rato lo hizo y me dijo que para echar del suyo al mío, me escondiera en la parte trasera. Y así teníamos que andar siempre.

Bueno, una vez en Onomichi, hay que pasar por el puente mas al norte hacia las islas de los dos que hay (están los dos casi juntos, pero uno es autopista), el resto del camino por los puentes no tiene pérdida. 70km por puentes colgantes e islas, estupendo.

Sin duda uno de los tramos mas bonitos en Japón, muy recomendable.

Una vez en la isla de Shikoku nos damos cuenta de que la gente es algo diferente, mas abierta y divertida. Pero fue llegar a la isla y nos pasamos 3 días acampados en un camping de esos gratuitos por culpa de un temporal de lluvia y frío.

Luego hay veces que nos liamos por algún camino de cabras y nos perdemos por el monte….

Y otras que acampamos en un parque y un señor que esta corriendo por el, viene donde nosotros y nos invita a desayunar a su casa con todo la familia.

Cogimos un Airbnb, que lo gestionaba Sho, y al final terminó invitándonos a una noche mas aparte de a algunas botellas de distintos vinos y licores japoneses, muy buena gente, como siempre.

La parte este y sur de la isla es la mas bonita (para nosotros), un paraíso para andar en bici.

Hay areas de descanso para bicis muy a menudo.

Algunas veces había alguna cuestilla que otra…

Una vez en Shimanto, fuimos a visitar el cabo que está mas al sur de la isla con Tobias, que nos alojó unos días.

El primer peregrino de la ruta de los 88 templos de la isla.

Desde aquí, queremos ir a Misaki, en el extremo oeste para coger un ferry hasta la península de Kyushu.

Acampando con unos moteros, con unas cuantas cervecitas encima y google translator por medio para entendernos, mejor ni lo explico, je je je…

Por fin llegamos al ferry.

Todo claro ¿no?

Queríamos pasar mas tiempo en Kyushu, pero el viento y un poco de mal tiempo nos convencieron para ir tirando hacia Fukuoka.

Otra noche larga… por culpa de saporo, je je je…

Había que encontrar un sitio para protegerse de la lluvia en Fukuoka.

Para cruzar a Corea hay dos compañías de ferry, y solo una deja embarcar las bicis sin desmontarlas y empaquetarlas y esa es Camellia.

Tarda unas 6 horas.

Mas fácil imposible.

Sitio de sobra para una buena siesta.

Ya es 9 de Mayo, y después de pasar mas de dos meses en Japón, toca cambiar de país otra vez.

Anuncios

5 comentarios sobre “Japon, viaje a otro planeta

  1. Ya os estaba echando de menos. Japón es precioso y sus gentes están supereducadas. Mi hija me contaba que no hay papeleras en las calles de Tokio y que tampoco hay ni un papel en el suelo. Lo que más me gusta de todas las fotos es vuestra cara de felicidad constante. No es pose, se nota que es felicidad verdadera. Ya ni os pregunto cuando volvéis, me da a mí que este viaje ya va a ser para siempre. ¿Será por rutas a seguir? jajajaja!!!

    A Meandmrworld le digo que se lo va a pasar de muerte viendo el blog. Este y el del viaje en moto. Tienes para varios días de regocijo, te lo advierto. Estos dos son incansables!!

    Un beso para la pareja bicicletera. ¡¡Muas y muas!!

    1. Volveremos, algún día, aunque sea de visita. Lo de las papeleras nos lo contaron, y es porque después del ataque con gas sarin en el metro de Tokyo las quitaron todas y como la gente se llevaba la basura a casa, nos la volvieron a poner, cosas japonesas….
      Saludos!!!!

      1. El refranero español dice: “nunca te acostarás sin saber una cosa más”. Lo de la razón de la inexistencia de las papeleras no lo sabía, lo achacaba yo a la pulcritud del pueblo japonés.

        Bueno, os dejo seguir viaje porque si os digo que volváis ya no me vais a hacer ni caso….jajaja!! Disfrutad a tope y seguid documentando el viaje para nuestra delicia personal intransferible. ajajaj!!

        Besos miles!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s