Corea, disfrutando de la comida.

Es 9 de Mayo por la tarde cuando llegamos al puerto de Busan. Es lo mas sencillo del mundo pasar esta frontera, tienen habilitado todo para ir con las bicis montadas con las maletas.

En Busan nos alojamos en una guesthouse baratita para pasar los días de lluvia que venían y planear por donde ir. Lo primero que se nota es que vuelve el caos y desaparece el orden de Japón. Otra cosa es que de repente parece que estamos en un país moderno, me explico, todo el mundo tiene smartphones (no como Japón) e internet es rápido y libre en casi todos los sitios y por increíble que parezca, a veces teníamos internet (wifi) cuando parábamos en medio de una campa perdida en medio de la carretera, no se como pero había.

Otra cosa que nos hemos dado cuenta es que sólo podemos sacar dinero con la tarjeta de débito (y sin comisiones) en los cajeros de citybank (no hay en muchos sitios), en todos los demás bancos solo se puede sacar dinero con las tarjetas de crédito.

Y también empezamos a darnos cuenta de lo bien que se come por aquí.

Al final decidimos subir hacia el norte por la costa este para ir luego hasta Seoul por las montañas del norte. Así que manos a la obra. Desde Ulsan empieza todo un carril bici durante toda la costa este, pero desde Busan hasta Pohang todas las ciudades son muy industriales.

Por cierto, aquí es también muy sencillo acampar. Nosotros lo hemos hecho en cualquier parque sin problemas, lo único que no hay tantos servicios como en Japón (nos hemos mal acostumbrado).

En todas las ciudades y pueblos hay mercados donde siempre vamos a comprar nuestra comida, es variada, rica y barata. No hemos gastado ni una botella del hornillo en Corea.

La ruta de bici es bastante cómoda.

Aunque a veces el que la diseñó, no se en que estaba pensando.

Este tramo de costa está lleno de restaurantes de pescado (caros para nuestro bolsillo), y de cafeterías donde cada café cuesta sobre 4 euros!!! están locos estos coreanos.

A partir de Pohang la costa va mejorando progresivamente hasta convertirse en algo realmente bonito.

Llegamos a Samcheok, donde nos alojaron Joel y Allie, aparte de volver a encontrarnos con la familia de Xabier y Celine, que los conocimos en Malasia hace 3 años, por aquel entonces tenían una hija y ahora dos, pero siguen viajando en bici por el mundo.

El siguiente tramo hasta Younjin fue especialmente agradable.

En Younji nos alojó Kang, un miembro de warmshowers, en su hotel durante un par de días. Un lugar perfecto con su desayuno Coreano…..

Ya solo nos queda subir hasta Sokcho para despedirnos de la bonita costa y sus mercados de pescado.

Ahora queda lo mas duro de Corea, después de Sokcho en dirección a Chuncheon lo primero que nos encontramos es un puerto de esos duros, unos 9km de subida continua del 9-11%. Y nos metemos en las montañas, en las cuales disfrutamos un rato.

Todo este tramo es una ruta ciclista marcada y con sus cosas para ciclistas, como bombas para inchar las ruedas en los puestos de descanso (los cuales aprovechamos para dormir).

Llegamos a Chuncheon, desde donde hay uno de esos carriles bici estupendos hasta Seoul. Aquí quedamos con Natalia, una chica rusa que vive en esta ciudad desde hace 10 años.

Desde aquí, un par de días cómodos hasta Seoul, donde encontramos un hotel baratito cerca del aeropuerto de Gimpo (desde el cual volaremos en unos días).

En Seoul, lo primero que hicimos es buscar unas cajas para embalar las bicis, y las encontramos en la primera tienda que fuimos.

Y básicamente nos hartamos de comer comida coreana.

El 13 de Junio fuimos al aeropuerto a coger nuestro vuelo a Vancouver, todo marcha bien!!!

Anuncios

5 comentarios sobre “Corea, disfrutando de la comida.

  1. La cosa va mejorando por lo que veo. Parece casi una autopista para bicis ese carril…. madre mía. La escalera ciertamente no tiene sentido, si acaso una rampita… ajaj

    Hay dos cosas que son constantes en vuestros mensajes: la comida y los amigos. Yo con la comida no sé como me acomodaría, demasiado tiquismiquis soy yo para lo que os veo comer. El desayuno coreano se parece al vasco, que no hay mesa bastante para tanta comida. Pero lo de los amigos… esta vez me he quedado de piedra al ver que Xavier y Celine siguen pedaleando con las niñas a cuestas… Sacre bleu!!!

    Al final os hacéis una vuelta al mundo en bici. No me extraña. Viajar así debe ser adictivo. Llegar a un lugar y necesitar seguir la ruta por donde sea…jajajajajaj!!

    Os deseo un feliz viaje, tal como está siendo. Un montón de besos para los dos.

    Paloma. 🙂

  2. Después de leer que os gustaba la comida mongola solo me faltaba por leer esto: que os gusta la comida coreana!! Definitivamente sois de sabores fuertes! En Corea vimos más de uno con fat-bikes por las ciclovías, no se sorprenderían nada al veros! Beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s